Office buildingBlesstia es una compañía farmacéutica mixta que tiene como objetivo, a través de sus productos y operaciones,  superar la brecha entre aproximaciones terapéuticas, aliviar las mentes de profesionales de la salud con posturas diferentes, terminar con las batallas y con las guerras y mostrar que la independencia,  el respeto mutuo y la colaboración sana de dos contendientes son buenos ante todo para los pacientes y para la salud pública. Todo esto es conforme a nuestra Responsabilidad Social Empresarial, que es para nosotros un valor fundamental que rige nuestras actividades.

El funcionamiento de una compañía farmacéutica tiene una tremenda responsabilidad respecto a los clientes, a los empleados y a la salud pública.  La responsabilidad es la base para un funcionamiento serio y es guiada por nuestros valores base, la integridad, el respeto, la excelencia y el liderazgo en todas nuestras acciones. Tratamos a la gente con respeto, escuchamos, valoramos las opiniones diferentes y proporcionamos una retroalimentación honesta y constructiva.

Debido a nuestro sentido de responsabilidad partimos de una evaluación para descubrir cuáles son los temas más importantes para nuestro funcionamiento como compañía farmacéutica mixta con el objetivo de trabajar con ambas tendencias terapéuticas básicas, es decir la alopatía o terapia química o terapia convencional y la homeopatía como representante de la Medicina Complementaria y Alternativa  (MCA). Hay quien afirma que estas dos tendencias terapéuticas son completamente distintas, separadas, incompatibles y hostiles entre sí llevando a los pacientes al dilema: “terapia convencional u homeopatía”. Nuestra evaluación mostró una angustia tremenda y a veces una tendencia esquizoide de los pacientes bajo la presión de este dilema crítico para su salud. Es para ellos un dilema entre enfermedad y bienestar, entre vida y muerte.

Nosotros intentamos pensar fuera de ambos marcos y tras unas décadas de investigación clínica descubrimos que ambas terapias tienen sus valores y sus debilidades. Ninguna de las dos es perfecta, ya que la medicina está todavía evolucionando y ninguna de las dos tiene el derecho de asegurar ofrecer la terapia absoluta.

Además, descubrimos que históricamente la controversia y la oposición empezó por el lado de la homeopatía hace dos siglos, cuando la medicina convencional era más natural y menos química que ahora. La homeopatía fue por más de medio siglo el sistema terapéutico académico y hasta ahora se puede ver la estatua enorme de Hahnemann, el fundador de la homepatía, en el campus de la escuela médica de la Universidad de Washington. Luego, después de la evolución de la química farmacéutica y el descubrimiento de los primeros antibióticos, la medicina convencional se convirtió en el líder del campo terapéutico y la homeopatía asumió el papel de la medicina complementaria o alternativa que tiene hasta el día de hoy, pero la guerra entre las dos sigue en pie y está generando peligros para la salud pública.

Hay pacientes partidarios de la MCA que pierden la oportunidad de aprovechar la medicina convencional y pacientes partidarios de la medicina química que pierden la oportunidad de aprovechar la homeopatía. No es el momento ni el lugar de juzgar cuál es mejor, pues no se plantea tal tema de comparación. No se pueden comparar manzanas con naranjas. Ambas son buenas pero al mismo tiempo diferentes. El profesional de la salud es el único que tiene los conocimientos y el cargo de decidir la terapia y el paciente, según la calidad de su información, a veces puede negociarla. Por último, el cese de dicha batalla brinda a los pacientes la oportunidad de aprovechar a lo máximo las dos terapias y recibir alivio del dilema fatal de los campos opuestos. Una de nuestras responsabilidades es aliviar, superar barreras, comprometerse a la salud pública y apoyarla a través de la aplicación realista y evidente de ambas terapias sin olvidarse de que cada una de ellas tiene el deber ético de respetar al otro por el bien del paciente.

Estos hallazgos forman ahora la plataforma global que usamos para desarrollar actividades de Responsabilidad Social Empresarial. El acceso a los medicamentos y las relaciones comunitarias son también unas de nuestras responsabilidades.Estamos orgullosos de poder ayudar a mejorar el acceso para todos a todo tipo de medicamentos sin prejuicios. Estos esfuerzos ofrecen la alternativa de recetas integrales a los médicos de ámbitos que a veces permanecen rígidos y partidarios de sus posiciones perdiendo la oportunidad de conversar con sus pacientes y protegerlos. Los pacientes que son partidarios de la MCA tienden a aplicar casi siempre la homeopatía y por eso están dispuestos a negar o a dejar una terapia química que les podría resultar muy útil. Si el médico convencional no es capaz de comunicarse con sus pacientes, tampoco es capaz de protegerlos.

La oportunidad de servir a los profesionales de la salud y a los pacientes al mismo tiempo es uno de los retos más grandes de nuestra sociedad.

Además, nos esforzamos por mejorar nuestros medicamentos existentes con innovaciones y hacerlos más convenientes y potencialmente más eficaces, ayudando de esta manera  a la sociedad y a los pacientes a manejar su condición de manera más fácil y efectiva. Intentamos realizar nuestra visión construyendo una plataforma  vital que maneje al mismo tiempo tanto nuestro liderazgo en Síntesis de Farmacia Homeopática como nuestra creciente excelencia en especialización en el campo de la biofarmacéutica para nanomedicina tras la terminación de nuestra investigación rigurosa especializada en terapias génicas.

Cada historia tiene un principio y la historia de Blesstia empieza en la producción homeopática, pero después de la producción biofarmacéutica simultánea será candidata para el título de la primera compañía farmacéutica mixta a nivel mundial. Nuestro viaje es largo y tenemos muchas ganas de continuarlo con Ustedes, quienes son a los que atendemos.